Un grupo de investigadores de los Estados Unidos ha logrado determinar que se puede crear una vacuna nueva contra la malaria gracias a la manipulación genética. Estos investigadores han cambiado tres genes del parásito para poder lograr una población de ejemplares que sea mucho más débil. Los infectaron con mosquitos que picaron a más de 10 personas voluntarias. Cabe mencionar que ninguno logró el desarrollo de la enfermedad, pero todos lograron obtener la activación del sistema inmunológico en contra del agente patógeno.

Estadísticas sobre la malaria

La malaria se caracteriza por ser una enfermedad de tipo infecciosa que anualmente mata a muchas personas en todas partes del planeta, especialmente a los niños. En el año 2015 murieron alrededor de 300.000 pequeños niños que no superaban los cinco años de edad.

Aunque se utilizaron  mosquiteros, medicinas, insecticidas, y millones de personas en la lucha por esta enfermedad, había 214 millones de personas infectadas, de acuerdo a estadísticas arrojadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para poder controlar la malaria, se requirieron 2.400 millones de euros en el año 2014.

Pero para poder vencer a esta enfermedad infecciosa, se necesita una poderosa arma para las personas infectadas. Es por eso que un grupo de investigadores de los Estados Unidos se encargó de combinar una de las tradiciones más antiguas en el caso de las vacunas.

Los mecanismos que utilizaron lograron atenuar lo fuerte del virus de este parásito para que, sin provocar la enfermedad, se produjera una respuesta propia del sistema inmunológico. De tal manera que, cuando el mosquito ataque con Plasmodium no modificado y picaran a un ser humano, la defensa de este rechazaría dicho ataque.

La principal ventaja de esta vacuna radica en que se ha logrado debilitar al protozoo desde su propia base, es decir, desde su genética.

Dejar respuesta