La tranquilidad que se puede observar en la remota Caruao, ubicada a 3 horas en auto desde Caracas, es un ejemplo de la situación del turismo en Venezuela, la cual puede llegar a convertirse en una potencia turística si no fuera por su actual crisis económica, que ha llevado a que un propietario de un negocio no pueda ni siquiera ofrecer cerveza a su reducida clientela.

 

Venezuela podría llegar a ser una potencia turística si no fuera por su crisis económica

Por muchos años, Venezuela se ha acostumbrado a depender de la riqueza petrolera para fortalecer su economía. Sin embargo, esto ha provocado que se pasen por alto sus tesoros presentes en la superficie. El delta del Orinoco, el archipiélago de Los Roques y la isla de Margarita son solo algunos de los destinos turísticos que llaman la atención de cualquiera.

Sin embargo, aunque este país posee enormes riquezas naturales, hoy en día no es una potencia turística, a pesar de los intentos del gobierno por conseguir divisas a través del turismo. En realidad, Venezuela nunca ha sido una potencia en cuanto a turismo se refiere, aunque en la década de los 70 hubo intentos de promocionar al país como el secreto mejor guardado del Caribe.

A pesar de esto, no se puede discutir su increíble potencial para llegar a serlo. En años anteriores, varios cruceros con extranjeros llegaban a la isla de Margarita, y aunque continuaron haciéndolo por varios años después, la crisis económica que se ha presentado últimamente en Venezuela ha hecho que el turismo decline.

Juan Carlos Guinand, el cual es un empresario turístico de Venezuela, opina que Venezuela nunca ha llegado a ser un país turístico debido a que le ha resultado más producir y vender petróleo. Sin embargo, con la reciente caída de los precios del petróleo, además de la bajada en la producción nacional, Guinand augura que el turismo va a ser una necesidad.

Dejar respuesta